Tenía que ser Suiza

Nuevo ataque de los mercados, de la malévola banca, de los sucios usureros, contra el estado español. Uno a cero, con Sarita Carbonero y Casillas de portero. No es broma. Este resultado de hoy en Durban es para analizar. Suiza tenía que ser, precisamente Suiza, un paraíso fiscal, quien nos bajara del ático. Nada es inocente. Cuando los especuladores te atacan, lo hacen desde todos los frentes, y el fútbol no se iba a quedar ajeno. Los banqueros nos ganan ya hasta en dar patadas. Hay que salirse del euro, de la Eurocopa y del Mundial, y convertir en moneda nacional las chapas de botellas de anís del mono.
Dirán ustedes que el fútbol es como el sexo. Cuando no entra, no entra. Pero el problema es más global. Se hunden los mercados, no se mueren los pensionistas, no se suicidan los parados a pesar de los negros augurios, no dimite Gerardo Díaz Ferrán tras lograr que ZP le haga el trabajo sucio, Georgie Dann ya no escribe las canciones del verano, Suiza le da un repaso a España y me consta que Obama no ha llamado a Zapatero tras el pitido final.
La situación es, por tanto, delicada. Es necesario un cambio de rumbo. Joan Manuel Serrat, hace años, nos ofreció la receta: necesitamos “propiciar un diálogo de franca distensión que nos permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que faciliten crear los resortes que impulsen un punto de partida sólido y cabal de este a oeste y de sur a norte donde establecer las bases de un tratado de amistad que contribuya a poner los cimientos de una plataforma donde edificar un hermoso futuro de amor y paz”.
Y esto, señores míos, sólo se logra con consenso.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Los gamusinos del Cervantes

El Instituto Cervantes ha vetado un refrendo universal en el que invitaba a los internautas a elegir su palabra castellana preferida. Aseguran que ha habido sabotaje porque iban ganando, por este orden, las palabras “limón”, “infinito”, “gamusino” y “república”.

Llama pertinazmente la atención el hecho de que se pueda sabotear nada sólo con una palabra. Según la primera acepción que ofrece en su diccionario la Academia, sabotaje significa “daño o deterioro que en las instalaciones, productos, etc., se hace como procedimiento de lucha contra los patronos, contra el Estado o contra las fuerzas de ocupación en conflictos sociales o políticos”.

Al parecer, tras largas disquisiciones, nuestros sabios han concluido que la palabra “limón” va ganando porque es la clave de apoyo a un tal Paco González, señor que cantaba goles en la SER, fue despedido y el otro día se quedó en calzoncillos ante las cámaras tras fichar por Tele5 (es lo que tiene irse a Tele5 con Pocholo: te pone estupefaciente y otros “estup”).

Aquí se ve lo de la “lucha contra los patronos” que dice la RAE que significa sabotaje.

Y yo, oh necio, que pensaba que los internautas habían escogido el limón por Miguel Hernández:
Oh limón amarillo,
Patria de mi calentura.
Si te suelto
En el aire,
Oh limón
Amarillo,
Me darás
Un relámpago
En resumen.

De que la palabra “infinito” vaya de segunda no dicen nada los ilustres del Cervantes. No asustarse, no es desidia. Se conoce que el infinito les quedaba un poco lejos y están algo mayores.
“Gamusino” (RAE: Animal imaginario, cuyo nombre se usa para dar bromas a los cazadores novatos) es la tercera palabra elegida como la más bella entre los cinco millones de internautas saboteadores. Aquí está claro. Atenta contra la propia entidad convocante de esta votación. Los gamusinos de la lengua del Instituto Cervantes, tras lo visto, no sólo son unos animales, sino que además deberían ser imaginarios.

Por último está la palabra “república”, cuarta clasificada. Dicen los gamusinos cervanteños que los internautas la han elegido a propo porque Juan Carlos iba a participar en los actos de entrega del Oscar a la mejor palabra.

En resumen: el Instituto Cervantes, uno de los baluartes de defensa de nuestra lengua, considera que la palabra “república” es una provocación contra el Rey de España. Un insulto. Como botarate, o aún peor.

Lo siento, pero este último párrafo me ha matado, como una peste fulgurante, todo el humor que guardaba en las sentinas de mi triste prosa. Algo así como si hubiera ganado esta votación la palabra “business” (que no me extrañaría si la convocatoria se ciñera a La Moraleja y por ahí).

Hace años leí unos versos de Juan Gelman que hablaban del poder terrorista o revolucionario de las palabras. Aquí os los dejo, para que vosotros también os quedéis tristes o tigres.

mientras el dictador o burócrata de turno hablaba
en defensa del desorden constituido del régimen
él tomó un endecasílabo o verso nacido del encuentro
entre una piedra y un fulgor de otoño
afuera seguía la lucha de clases/el capitalismo brutal/el duro trabajo/la estupidez/ la represión/la muerte/las sirenas policiales cortando la noche/él tomó el endecasílabo y con mano hábil lo abrió en dos cargando de un lado más belleza y más
belleza del otro/cerró el endecasílabo/puso
el dedo en la palabra inicial/apretó
la palabra inicial apuntando al dictador o burócrata
salió el endecasílabo/siguió el discurso/siguió
la lucha de clases/el
capitalismo brutal/el duro trabajo/la estupidez/la represión/la muerte/las sirenas policiales cortando la noche
este hecho explica que ningún endecasílabo derribó hasta ahora
a ningún dictador o burócrata aunque
sea un pequeño dictador o un pequeño burócrata/y también explica que
un verso puede nacer del encuentro entre una piedra y un fulgor
[de otoño o
del encuentro entre la lluvia y un barco y de
otros encuentros que nadie sabría predecir/o sea
los nacimientos/ casamientos/ los disparos de la belleza incesante

 

 

[PD: Me llama Miguel de Cervantes desde su BaratariaPhone, que permite hablar desde el infinito con gamusinos y endulzar limones republicanos gracias a la nueva tecnología K´gon´yourmother 3D, y me dice:

-Oye, ¿tú te acuerdas de aquello que yo escribí y que decía lo de “ladran, luego cabalgamos”?

-Pues claro, Miguel. Yo no estoy en tu instituto.

-Que es que quería cambiarlo.

-Tomo nota.

-Que ponga: “Ladran, luego sólo son perros”. ¿Qué te parece?

-Perfecto. Muy de Lope.

-Vete a tomar por el culo]

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Españoles sin derecho a huelga

A cuatro millones y medio de españoles se les niega el derecho a apuntarse a esta huelga general que vocean hoy nuestros sindicatos. Es decir, a más del 16% de la población en edad activa de España. Ésa que está en huelga permanente y que se distrae haciendo cola a las puertas de las oficinas de empleo o llevando a sus hijos a comer a las monjitas gratis, como antañazo. Ésa que, como critican los neocon, chupa del bote estatal 40 millones anuales en subsidios de desempleo por la jeró, sin rascar bola, mientras los esforzados banqueros, que sí generan mogollón, recibieron, sólo en 2009, 160.000 millones de euros en fondos anticrisis, ayudas directas u otras artimañas de contabilidad creativa.
Uno, que es sencillo, imagina que eso de la contabilidad creativa consiste en sumar dos más dos y que te dé cinco, que es lo que hacen los banqueros. Y el problema de uno, que aparte de sencillo es un cenutrio descerebrado, es que, en su contabilidad creativa casera, suma dos más dos y le da tres, que es lo que nos sucede a ese montón de españoles que no somos, ay, banqueros.
Yo creo que un gobierno socialista que dedica un 400.000% más de parné a ayudar a los banqueros que a socorrer a los parados vive un poco confundido. Aunque quizá, como muestra de agradecimiento, MAFO haya colgado un retrato de Marx en los sótanos del Banco de España. Entonces la cosa aún tiene un pase y esta huelga general por un quítame allá esos 45 días por año trabajado no tiene perdón ni fundamento. Que nos enseñen el retrato.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

No ligo por culpa de Evo Morales

Soy fan de Evo Morales, más que nada, porque es el único tío que conozco que viste unos jerseys aún más feos que los míos. Eso me lo hace entrañable y me permite disculpar mi inelegancia ante ciertas damas preocupadas por menudencias.
Ahora que Morales ha decidido procesar a tres ex presidentes bolivianos por bagatelas como traición o conspiración, hasta mi prensa, la prensa de izquierdas –como lector: como periodistas somos todos mercenarios, por nuestra culpa y porque el lector ha permitido que se putrefaccione el sistema-, decía que hasta mi prensa acusa a Evo de poner “en marcha una feroz maquinaria de ajuste de cuentas; en la peor tradición de los gobiernos revolucionarios que acaban abrazando el totalitarismo” (editorial en El Pais).
Al margen de otras razones, me encantaría escuchar la reacción de los defensores de cualquier patria si hubiera sospechas de que un presidente de su país ha destruido 41 misiles de su Ejército por mandato de los Estados Unidos. Lo acusarían, cuando menos, de chupapollas.
Como segundo argumento, propondré a mis amables lectores cavilar sobre si este tipo de desmanes, de serlo, no los podrían dirimir tribunales internacionales.
Yo creo que sí.
Pero los que niegan pan y sal, por ejemplo, a la Corte Penal Internacional son, precisamente, los países que hoy acusan al guachupinito de los jerseys de hacer lo que le sale de los cojones con sus enemigos. Estados Unidos no reconoce la autoridad de la Corte. Lo dejó claro tras la invasión ilegal, cruenta, estúpida, desinformada, mentirosa, avariciosa y asesina de Irak.
El parlamento español, con la aquiescencia de casi todas nuestras fuerzas políticas, anuló, con Zapatero en el Gobierno, la capacidad de nuestros jueces para meter mano a genocidas tipo Pinochet (otro as que le robaron a Garzón de la manga) salvo que hayan hecho daño de refilón a algún españolito. Perdimos la oportunidad, así, de ser el primer imperio en tomar una sólida determinación para acabar de una vez con fascismos de izquierdas o derechas, mérito que me parece mucho más trasoceánico que lo de descubrir América.
Y José María Aznar, Tony Blair o George Bush no pueden ser citados por crímenes de guerra porque nadie ha puesto un banquillo donde poder sentarlos. Aunque luego salieran inocentes, que hasta ahí no me meto.
Yo prefiero seguir vistiendo los jerseys de Evo Morales a las almidonadas y ensangrentadas corbatas de estos tres últimos. Aunque sé que es una de las razones por las que últimamente ya no ligo nada.
Yo no sé qué pensarán ustedes, pero estos jerseys son como más calentitos. Y con ellos no le dan a uno tantas ganas de salir por esos países extranjeros de dios matando gente.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

En mi pueblo no nos gustan los toros

En mi pueblo no nos gustan los toros. Ni siquiera por la fiesta se contrata, como en los pueblos vecinos, una plaza ambulante. No es que despreciemos la fiesta nacional. Pero, aquí, en este pueblo de España, en concreto, no gusta. En mi pueblo lo que nos gusta son los perritos. Tenemos un montón de perritos, todos de raza, en mi pueblo. Los perritos no son de nadie. Son del pueblo. Y todos los vecinos los alimentamos, los lavamos, los despiojamos, los llevamos al veterinario (en este pueblo de sólo 600 habitantes hay un solo médico, pero tenemos cuatro veterinarios) y, en invierno, permitimos que entren en las casas y duerman en el sofá del salón, frente a la lumbre.
Cuando llega el Corpus Chico, allá por septiembre, no traemos toros porque, ya se ha dicho, no gustan especialmente. Y porque tenemos a los perritos. Cuando llega el Corpus Chico, después de la misa, a la que acudimos todos muy devotamente, cada familia elige a un perrito y lo lleva a su corrala. Allí, las familias formamos un corro y colocamos en el centro al perrito. Los hombres fumamos puros y las mujeres se ponen peineta.
Cuando el confiado perrito se acerca a cualquiera de nosotros, le clavamos un alfiler. Y sale corriendo para el otro lado, donde los patriarcas de la familia le atizan una descarga eléctrica con un aparato muy práctico que nos presta la Guardia Civil por las fiestas.
En la segunda parte del festejo, es tradición ponerse de pie y dejar que las mujeres y las niñas le den patadas al perrito. A los hombres no se lo permitimos, porque padecen ese afán competitivo para ver quién da más fuerte y el perrillo se lisia enseguida.
La penúltima suerte de la fiesta del perrillo es, quizá, la que requiere mayor pericia y valentía de los lidiadores. Cada uno coge un palo y se lo intenta introducir por el ano al perrillo. No es fácil, porque a estas alturas el perrillo, por razones ignotas, ha bajado mucho el rabo.
Cuando un diestro (o un siniestro, si es zurdo) consigue introducir su vara en el ano del perrillo, hay que levantar al animal hasta que se inserte del todo. Es un momento fabuloso. Mientras el perrillo patalea sobre nuestras cabezas, hay una algarabía festiva muy unidora, vuelan los sombreros y algunas parejas hasta se besan. Y en ese momento, llega la suerte final.
El diestro (o siniestro) ha de hacer girar la vara para que el perrillo salga disparado contra la pared. Es el clímax de nuestro Corpus Chico. El orgasmo.
Después nos comemos al perrillo para que nadie diga que en mi pueblo se mata por matar.
Hubo una vez, en este pueblo, un ecologista que se atrevió a criticar nuestras tradiciones. Le hicimos lo mismo que a los perrillos y hoy regenta un burdel gay en Chueca. Nos manda cartas muy sentidas, llenas de añoranza, ya se sabe cómo son los maricones. Y los ecologistas.
Perdón, me estoy extendiendo cuando lo único que quería decir es que, en mi pueblo, no nos gustan los toros.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

La educación, el coño y el culo

Leo en El Plural el siguiente comentario de un lector: ALPARGATAS21/02/2010 08:38VAMOS A VER EL SR. AZNAR ADEMAS DE HABER SIDO EL MEJOR PRESIDENTE DE LA HISTORIA DE ESPAÑA (ALGO QUE LOS SOCIATAS NO PUEDEN AGUANTAR) ES UNA PERSONA, SI A UNO LE LLAMAN ASESINO, CRIMINAL Y DEMAS LINDECES ES MUY HUMANO REACCIONAR, LO DEL DEDO ES ANECDOTICO, ¿QUIEN PUEDE SOPORTAR ESO CONSTANTEMENTE ?, POR OTRO LADO LOS COMENTARIOS SOECES SOBRAN, LOS VOTANTES DE DERECHAS TENEMOS MAS Y MEJOR EDUCACION, MAS Y MEJORES VALORES QUE LOS PERSONAJILLOS DE LA IZQUIERDA.
A continuación, Alpargata demuestra la incontestabilidad de este último aserto con elegancia: LA COÑO GORDO Y LABIOS GORDOS DE MAMARLA TANTA DE PUTA PAJIN ESTA CABREADA YA Q AZNAR NO LE HA NETIDO EL DEDO POR SU COÑO Y POR EL CULO!!!!
No me extraña que la derecha ultramontana (con lo que quiero significar que hay, también, otra derecha) deplore la Educación para la Ciudadanía. A Alpargata, por ejemplo, le impediría hacerse con el graduado escolar. Pues eso.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

La Patiño y Jacques Prévert

Se acaba la televisión analógica y viene la digital. Coño. Por fin. Hacía mucho tiempo que lo venía yo diciendo: a ver si se acaba ya la televisión analógica, que la televisión analógica sólo enseña tonterías. Y aquí estamos. Ya. Digitales. A partir de mañana. O pasado. Que no sé cuándo exactamente es, porque no me ha dado tiempo a informarme con la emoción. A partir de mañana, digo, esto va a ser un derroche de cultura de los que no se pué ni aguantar. La analógica, como Lola Flores, nos está diciendo: “Si me queréis, marcharsus”.
Es lo que tiene la digital. Que es el futuro. El futuro, que ayer era a partir de mañana, desde hoy va a ser a partir de ayer. Me han llamado un montón de compañeros despedidos de TVE para explicármelo con fundamento y tiempo. Por ejemplo, me dicen, al ser más moderna, la digital va a sacar todo el tiempo a María Patiño declamando a Jacques Prévert.
-Ya, ya. ¿Y a qué hora?
-En prime time.
Todo el mundo sabe que a María Patiño le encandila Prévert. A la gente, en general, le pone mucho Prévert. Pruebe usted a hablarle de Prévert a los camareros. Cañas gratis. Pruebe usted con su novia, con su novio, con su mujer, con su perro, con su amante. Hasta ahora, en siendo analógicos, los espectadores nos teníamos que conformar con cualquier cosa, pero ahora dicen que vamos a tener a María Patiño declamando a Prévert casi a gritos. No sé si creérmelo del todo, aunque, digitalmente, sí.
Hasta ayer, como sólo teníamos televisión analógica, estábamos desinformados. Y nos desenterábamos, analógicamente, de que Gerardo Díaz Ferrán es un poquito choro. Pero a mí, como filólogo o inútil total, que viene a ser lo mismo, lo que más me preocupaba es la diferencia entre desaceleración, hallazgo semántico digital, y crisis, que es una burrez analógica. Como todo el mundo sabe.
Por ejemplo, mi tele, como no es digital, está dando hoy lo mismo que ayer. Pero cuidado. Hay hogares digitales donde los padres y los niños y el gato y el sofá inteligente de Ikea ya están contemplando maravillas y documentales hasta ponerse hasta el culo, con perdón por haber repetido hasta.
Las revoluciones van despacio. Como dijo Jacques Prévert, ése que sale todo el tiempo en la tele digital declamando o declamado, las revoluciones vienen a los pocos. Esto lo he traducido al analógico, por si aún no están ustedes conectados. Se lo pongo en roman digital: “Ayer, a la noche, éramos algunos y no de los ínfimos”. Se puede decir más alto, pero no más claro. Ni más analógicamente digital.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized